INIA Quilamapu evaluará niveles de arsénico presentes en arroz en nuevo proyecto de investigación.

El Programa de Arroz y el Laboratorio de Biotecnología del Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, ambos radicados en el Centro Regional INIA Quilamapu de Chillán, dieron inicio a proyecto financiado por Innova Chile de Corfo, que apunta a promover la inocuidad de los alimentos.

En la ciudad de San Carlos, y ante más de 70 productores y representantes de la industria arrocera nacional, investigadores del programa de arroz y biotecnología de  INIA Quilamapu dieron inicio al proyecto “Evaluación de los niveles de arsénico en el arroz comercializado en Chile: una estrategia para promover la inocuidad de los alimentos, salud de la población, sustentabilidad y competitividad de cultivo”, instancia que cuenta con el financiamiento de INNOVA Chile de Corfo.

El proyecto fue presentado por el encargado del programa arroz de INIA y director del proyecto, Dr. Mario Paredes, quien dio a conocer los objetivos de este nuevo estudio entre los que se encuentran la necesidad de determinar los niveles de arsénico presentes en el suelo, la planta y el agua de riego de la zona arrocera nacional que se concentra entre las regiones del Maule y la parte norte del Biobío. El investigador agregó que el proyecto contempla también “evaluar la absorción diferencial de arsénico en las variedades comerciales y en líneas experimentales de arroz desarrolladas en el país y en una muestra representativa del grano importado; estudiar el efecto del manejo del agua y de nutrientes en la acumulación de arsénico en la planta; y difundir los resultados a usuarios de la cadena arrocera”.

A la ceremonia de lanzamiento del proyecto, realizado en el Centro Cultural de San Carlos, acudió el Director Regional de INIA Quilamapu, Rodrigo Avilés, quien resaltó la importancia del estudio que se inicia, inserto en una dinámica de generar alimentos cada vez más saludables. Asimismo destacó la importancia del programa de arroz de INIA “que ha estado vinculado a INIA desde su creación hace 52 años y que ha dado origen a la totalidad de las variedades comerciales generadas en Chile”.

La ceremonia contempló también palabras de la ejecutiva de proyectos de Corfo, Carla Contreras, y las presentaciones de los científicos participantes en el proyecto. Entre éstos, el investigador de INIA Quilamapu, Gabriel Donoso, dio a conocer los puntos de muestreo que se realizarán en la zona arrocera, en tanto que la investigadora de la Universidad de Concepción, Eimmy Ramírez, mostró la metodología y procedimientos analíticos a usar.

 

 

Con posterioridad, el académico de la casa de estudios penquista, Jorge Yáñez, presentó la temática “el arsénico en arroz: un tema global y una mirada local”, confirmando la necesidad de efectuar análisis en el cultivo del arroz nacional ya que, en el plano mundial, este cereal es el que presenta mayores niveles de arsénico debido a la gran cantidad de agua de riego que consume, entre otros factores.

La jornada finalizó con la presentación del investigador del INIA de Uruguay, Gonzalo Carracelas, quien se refirió al manejo del riego del cultivo del arroz.

El equipo de trabajo lo componen, además, los investigadores de INIA Quilamapu, Viviana Becerra como directora alterna, y Juan Hirzel, y el académico de la Universidad de Aberdeen, Escocia, Jörg Feldman, como asesor científico. El director del proyecto, Mario Paredes, destacó que el trabajo será realizado por un grupo interinstitucional e interdisciplinario de profesionales que incluye genetistas, bioquímicos, especialistas en nutrición de plantas, manejo de agua y en arsénico.

Paredes también resaltó el hecho de que este nuevo proyecto del programa de arroz de INIA sea respaldado por la Subsecretaria del Ministerio de Agricultura y por instancias privadas y gremiales entre los que se encuentran la Asociación Gremial de Arroceros Unicavén de Parral; la Asociación Gremial de Comités Campesinos Rubro Arroz de San Carlos; el Comité Campesino El Crucero de Buli; el Comité Campesino Productores de Arroz Millauquén Unido de San Carlos; el Comité Campesino Arrocero Otingue, Belén y Flor de Ñiquén; y la importante colaboración de las empresas Nestlé Chile y Tucapel, S.A.