Universitarios visitaron, en San Carlos, programa de mejoramiento de arroz de INIA Quilamapu

Alumnos de las universidades Católica y de Talca visitaron el campo Experimental San Carlos donde el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, a través de su Centro Regional INIA Quilamapu desarrolla el único programa de investigación de arroz en Chile.

Una importante actividad en transferencia tecnológica desplegó el programa de arroz de INIA Quilamapu antes de las cosechas, tanto con productores como con estudiantes de educación superior. En este último caso, fueron los alumnos de las carreras de Agronomía e Ingeniería Forestal de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y de Agronomía de la Universidad de Talca, quienes visitaron el Campo Experimental de Arroz de INIA Quilamapu, ubicado en la localidad de San Carlos, para conocer en forma práctica las actividades de un Programa de Mejoramiento Genético.

Acompañados por los docentes Marlene Rosales, Basilio Carrasco y Hermine Vogel, respectivamente, las delegaciones fueron atendidas por los investigadores Mario Paredes, Viviana Becerra y Gabriel Donoso y por el ayudante de investigación del programa de arroz, Fernando Saavedra. Los funcionarios INIA explicaron las diferentes etapas del mejoramiento genético en arroz; los avances actuales en el desarrollo de variedades de arroz; la integración de herramientas de biotecnología en el programa de mejora genética para mejorar la eficiencia del proceso de generación de futuras variedades comerciales; el Sistema de producción de arroz Clearfield, que involucra el desarrollo de variedades y su manejo agronómico; la introducción de nuevo germoplasma; el efecto de las bajas temperaturas; y diferentes sistemas de siembra sobre la producción del arroz. Estas actividades, en su mayoría, están siendo financiadas mediante un proyecto FONDEF que involucra el trabajo conjunto entre INIA y las Empresas Tucapel S.A., Carozzi S.A. y Basf S.A.

 

Innovación en el Programa de Arroz

Como una forma de dar respuesta a la constante preocupación de adaptar el cultivo del arroz al cambio climático, especialmente en lo relativo a la escasez de agua, el investigador Dr. Mario Paredes explicó que durante la temporada 2015-2016, se implementó el sistema de siembra directa de arroz (o siembra en seco), en los ensayos de investigación y de multiplicación de semilla. Paredes sostuvo que esta innovación ha significado un menor y oportuno tiempo de siembra, un mejor manejo agronómico y un control de malezas mecanizado y pertinente. De esta manera, concluyó Paredes, se permite un mejor proceso de selección de material, en el caso del mejoramiento genético, y una cosecha oportuna en términos productivos.