INIA lanzó dos nuevas variedades de arroz, una de ellas destinada al mercado del sushi

Ante 200 asistentes representante del sector arrocero nacional, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, a través de su Centro Regional INIA Quilamapu de Chillán, presentó las variedades Platino-INIA y Cuarzo-INIA. Variedades están destinadas al segmento del sushi y al mercado tradicional.

Con la presencia de productores, profesionales y técnicos de la zona arrocera de Chile, INIA presentó dos nuevas variedades de arroz desarrolladas por investigadores del programa arroz de este instituto. En el Campo Experimental de Arroz en San Carlos, plena zona arrocera nacional, los productores pudieron conocer las características de Platino-INIA y Cuarzo-INIA, el primero de los cuales está destinado al mercado del sushi y paellas, al ser un arroz más pequeño y glutinoso que no se desarma al momento de manipularlo con los tradicionales palitos, en el caso del sushi.

 

 

 

 

 

 

Platino-INIA variedad destinada a sushi

La primera de ellas, Platino-INIA, liberada en el marco de la primera etapa del proyecto FONDEF que vincula a INIA con las empresas Tucapel, Carozzi y Basf, corresponde a una variedad de grano medio ancho “destinada a cubrir un nicho específico de mercado como es la elaboración del sushi y otros productos similares”, señaló el Dr. Mario Paredes, Coordinador del Programa de Arroz de INIA. El ingeniero agrónomo – investigador agregó que, “desde el punto de vista culinario Platino-INIA es un arroz bastante translúcido, con un bajo porcentaje de panza blanca (17%), y textura y sabor muy agradable que lo hace superior a la variedad tradicional llamada Oro” (Oro es una variedad de larga data y que está casi desaparecida).

 

 

 

 

La presentación de Platino-INIA,  estuvo a cargo del obtentor e investigador Dr. Mario Paredes.

 

 

 

 

Otra de sus virtudes, señaló  Paredes, es su tamaño ya que al ser una planta de menor altura que Oro, tiene una caña más firme, y es resistente a la tendedura por acción del viento”. Desde el punto de vista de los rendimientos, explicó que Platino-INIA tiene un rendimiento industrial entre 63 y 67% de grano entero (muy positivo para los productores y la industria arrocera), y que alcanza los 100 quintales por hectárea de rendimiento promedio.

Al tratarse de una variedad recién creada, el investigador de INIA manifestó que recién estará disponible en pequeña cantidad desde la próxima temporada “ya que aún debe pasar por procesos de inscripción en el SAG”.

 

 

 

 

Cuarzo-INIA viene a reforzar la oferta tradicional

La segunda variedad, llamada Cuarzo-INIA, fue presentada a los productores por el encargado de transferencia de productos tecnológicos de la Zona Centro-Sur de INIA, Álvaro Vega, quien explicó que “se trata de una variedad de grano largo ancho (tipo de arroz tradicional consumido en Chile), de la cual ya existen 80 mil kilógramos disponibles como semilla, los que estarán distribuidas en toda la zona arrocera”. Respecto de las características de la variedad, Vega indicó que “tiene un promedio de 80 centímetros de altura, lo que la hace ser muy resistente a la tendedura por acción del viento”. Agregó que tiene un rendimiento industrial de 62% de grano entero, y sobre 90 quintales por hectárea de rendimiento promedio. El profesional de INIA resaltó que lo más relevante apunta a su precocidad que se traduce en 5 a 7 días más que Zafiro.30

Esta nueva variedad viene a complementar la inserción en el mercado de la variedad Zafiro-INIA, lanzada en 2010 y que hoy ya sobrepasa el 60% del arroz producido en Chile. Junto a Cuarzo-INIA serán las dos variedades más comercializadas y que cubrirán, en algunos años, más la casi totalidad de la demanda, reemplazando a antiguas variedades como Diamante-INIA y Brillante-INIA que ya están en franca retirada.

Cabe mencionar que el 100% de las variedades de arroz producidas en Chile son variedades generadas por INIA, gracias a su programa de mejoramiento genético de arroz que es garante de la presencia permanente de este cereal en la mesa chilena.

Ante 180 productores INIA dió inicio a nuevo proyecto FONDEF de arroz

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, dio inicio a la segunda fase del proyecto Fondef de arroz que vincula al Centro Regional INIA Quilamapu con empresas Tucapel S.A., Carozzi S, S.A. y Basf, S.A. Actividad realizada en el Campo Experimental de arroz en San Carlos, concluyó con recorrido por cinco estaciones técnicas del cultivo. 

Una gran jornada vivieron productores de la zona arrocera de Chile al asistir al Campo Experimental de Arroz que el INIA posee en la comuna de San Carlos al norte de la Región del Biobío. En el lugar, investigadores del INIA congregaron dos actividades de directa incidencia en los productores del rubro. Por un lado se realizó el lanzamiento de un nuevo proyecto de investigación y, por otro, un completo día de campo que entregó información de punta en el cultivo de este preciado cereal.

 

Nuevo proyecto une a INIA y empresas privadas

Fueron 180 los productores junto a directivos de INIA y de las empresas Tucapel, Carozzi y Basf participaron del inicio de la segunda parte del proyecto Fondef “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes a frío y resistentes a herbicidas”, dirigido por el Dr. Mario Paredes C., que por los próximos 3 años vincularán a investigadores del Programa de Arroz de INIA con las empresas mencionadas.

Los asistentes recibieron las palabras de bienvenida del subdirector nacional de Investigación y Desarrollo de INIA, Iván Matus, y del presidente del comité directivo del proyecto, Alfonso Dussaillant, quien además es el gerente técnico de la empresa Tucapel S.A.

Esta segunda etapa fue presentada por el encargado del Programa de Arroz de INIA y director del proyecto, Mario Paredes, quien indicó que este proyecto “está encaminado a dos aspectos específicos: aumentar la tolerancia al frío de las variedades, y obtener variedades resistentes a una familia de herbicidas (imidazolinonas) para un mejor control de las malezas en el cultivo del arroz.”

La charla fue seguida con sumo interés por el público arrocero que, además de agricultores, estuvo compuesto por profesionales y técnicos de INDAP, SAG, SAT y Prodesal, y empresas químicas e insumos para el arroz, provenientes de toda la zona arrocera del país.

Día de campo: nuevas metodologías en el cultivo

La jornada consideró un día de campo en arroz, instancia técnica de capacitación que consistió en un recorrido por los ensayos de investigación generados en el proyecto. La primera de cinco estaciones estuvo a cargo de la investigadora de INIA Quilamapu Viviana Becerra, quien mostró los avances del desarrollo de una variedad que será resistente al herbicida de la imidazolinonas (variedad clearfield). El recorrido contempló los ensayos de investigación y manejo agronómico que contienen las líneas experimentales Clearfield BC3 y BC4. Además, se apreció la reciente introducción de 530 accesiones de arroz del tipo japónico-templado, que tienen como objetivo contribuir a ampliar la base genética del Programa de Arroz, que servirá para el desarrollo de futuras variedades.

En la segunda estación técnica, el investigador de INIA Quilamapu Mario Paredes mostró lo que es la siembra directa o en seco realizada en taipas o camellones, usando en este caso la recientemente inscrita variedad Platino-INIA. Paredes explicó a los agricultores experiencias de esta metodología, y se discutieron aspectos relacionados con producción estimada y efecto sobre siembra uniforme y en menor tiempo. También se analizó el control de malezas realizado con tractor y barra fumigadora, lo que además de facilitar la labor, aumentó su efectividad.

Una tercera estación, tuvo al investigador de INIA Quilamapu Gabriel Donoso como expositor. Éste dio a conocer los avances en la validación en el campo de la tolerancia a frío del germoplasma evaluado en condiciones controladas, los ensayos de estrés hídrico, y la evaluación de los gases de efecto invernadero que se están realizando en arroz. En este último punto, la información generada permitirá contar con datos reales de las emisiones de metano y óxido nitroso asociados al cultivo del arroz, bajo diferentes condiciones de manejo agronómico. La importancia de estos estudios radica en que el arroz es uno de los cultivos que genera más gases de efecto invernadero, al requerir grandes volúmenes de agua para su fase de crecimiento.

En tanto, el ayudante de investigación de INIA Quilamapu, Fernando Saavedra, se refirió a los efectos de la época de siembra sobre los rendimientos en arroz. Asimismo, mostró una serie de parcelas demostrativas iniciadas esta temporada, donde se evalúa la siembra pre-germinada y la siembra directa (o siembra en seco), con y sin la incorporación de rastrojo, todos ellos, temas de actualidad e interés para el sector arrocero.

Finalmente, en la quinta estación estuvo el encargado de la zona centro sur de la unidad de transferencia de productos tecnológicos, Álvaro Vega, quien destacó las características de las variedades comerciales, generadas por INIA.

 

 

El testimonio de los asistentes

El subdirector de Investigación y Desarrollo de INIA, resaltó la importancia del cultivo del arroz en la agricultura nacional. Indicó que este cultivo está asociado a la pequeña agricultura, razón por la cual “la asociatividad con INDAP es fundamental. Esto ha permitido la obtención de resultados relevantes como es el uso de la semilla certificada, de mayor importancia que en cualquier otro cultivo de grano”. Añadió que “los agricultores poco a poco han ido entendiendo las ventajas en el uso de esta semilla que en el fondo involucra mejor rendimiento, mejor calidad y mejor retorno económico”.

Por otro lado, Patricio Toledo, dirigente agrícola  y productor de arroz del Servicio de Asesoría Técnica -SAT INDAP de San Carlos, destacó que “los días de campo le han permitido a los pequeños productores conocer nuevas variedades y nuevas formas de siembra. Antiguamente creíamos que la única forma de sembrar era pre-germinado; y aprendimos que no. Nos dimos cuenta que podemos sembrar arroz en seco y en taipas; algo impensado hace un tiempo, pero que con la asesoría técnica de INDAP y el respaldo de INIA, se puede incursionar con nuevas técnicas y variedades mucho más rentables”.

INIA Quilamapu y SAT de San Carlos y Linares impulsaron exitosos días de campo en arroz

Intensa actividad en la temporada 2015-2016 ha tenido el programa de arroz y biotecnología del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) en su Centro Regional INIA Quilamapu, en Chillán. Dos día de campo se realizaron en la primera quincena de marzo, con el objetivo de difundir la tecnología generada en los proyectos de investigación y desarrollo ejecutados en el Campo Experimental de Arroz en San Carlos, así como en predios de productores en toda la zona arrocera en la Región del Maule.

El primer día de campo se realizó en el Campo Experimental San Carlos de INIA, a solicitud del Servicio de Asistencia Técnica (SAT) de Parral a cargo del profesional Marcelo Ibáñez. El grupo estuvo compuesto por agricultores provenientes de los sectores Monte Flor, San Lorenzo, La Selva, Curacura, Torca, Renaico, La Fortuna, Lucumilla y Las Tinajas, bajo la supervisión del profesional de INDAP Óscar Muñoz, encargado de fomento SAT del área Parral y Retiro.

Durante la actividad, el coordinador del programa de arroz de INIA, Dr. Mario Paredes, mostró las principales actividades impulsadas en el predio, insertas en el proyecto Fondef que ejecuta INIA. Paredes destacó que durante la actual temporada, y por primera vez en la historia del programa de arroz, todos los ensayos se establecieron bajo el sistema de siembra directa, también llamado en seco. El investigador de INIA indicó que los beneficios experimentados se reflejan en una mayor eficiencia de siembra, en el manejo agronómico y en las actividades de selección del material genético que se realizan anualmente.

Además por primera vez se confeccionaron taipas, en el Campo Experimental de San Carlos, gracias a la colaboración del Sr. Ramón Henríquez de SAT AgroParral,  donde se sembró Platino INIA para su multiplicación.

Multiplicación de Platino INIA en taipas.

A continuación se muestra una foto aérea del Campo Experimental de Arroz de San Carlos, conteniendo, además de los segregantes y la multiplicación para semilla certificada,  los ensayos del proyecto FONDEF de Evaluación de Clearfield, fertilidad,  jardín de variedades y germoplasma introducido y la multiplicación de Platino INIA en taipas. La foto fue sacada con Dron y financiada por Fondef.

También fueron presentados los ensayos de variedades y épocas de siembra, y avances alcanzados en trabajos relativos al efecto del frío sobre la producción de arroz, temas presentados por el ayudante de investigación, Fernando Saavedra, y por el investigador Gabriel Donoso, respectivamente. Finalmente, la introducción de nuevo germoplasma, para aumentar de diversidad del material genético y los avances en el desarrollo de variedades clearfield, con las líneas experimentales BC3 y BC4, fueron dados a conocer por la también investigadora del INIA Quilamapu, Viviana Becerra.

El segundo día de campo se realizó en el sector Miraflores en la comuna de Linares, donde se contó con la participación del SAT La Selva dirigido por el profesional Joel Escalona. La actividad estuvo dirigida a productores de los sectores Recreo, Cerrillos, La Aguada, Bodega, Llollinco, San Ramón, Longaví, Los Barcos, Paso Cuñao, y Miraflores, entre otros. La actividad contó con la presencia del encargado del SAT y del Prodesal de Longaví, Octavio Medel, y del ejecutivo del sector arrocero, área Longaví, Max Sánchez.

Durante el desarrollo de esta actividad, el investigador Mario Paredes destacó la labor realizada por INIA en la comuna de Linares, como parte del trabajo de desarrollo de variedades en todo el sector arrocero. Se hizo mención del establecimiento de un ensayo demostrativo de variedades, dos ensayos regionales y un ensayo con la selección de las líneas experimentales de arroz Clearfield. Los ensayos demostrativo y regional fueron presentados por el ayudante de investigación Fernando Saavedra, en tanto que el trabajo en Clearfield fue expuesto por la investigadora Viviana Becerra.

Cabe consignar que el desarrollo de las variedades Clearfield se realiza con el financiamiento del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico, FONDEF,  en conjunto con las empresas Tucapel, Carozzi y Basf. Los investigadores del programa arroz de INIA indicaron que este sistema de producción contribuirá a tener un cultivo “limpio de malezas”, lo que presenta gran importancia para el sector, toda vez que uno de los principales problemas existentes es el alto grado de infestación con malezas. Se indicó que el desarrollo de este proyecto FONDEF, en sus dos etapas (la segunda iniciada a principios de 2016),  ha permitido el desarrollo de alrededor de 40 líneas experimentales de arroz Clearfield, que están siendo evaluadas en su comportamiento agronómico, productivo y de calidad, por primera vez en diferentes localidades del sector arrocero nacional.