Ante 180 productores INIA dió inicio a nuevo proyecto FONDEF de arroz

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, dio inicio a la segunda fase del proyecto Fondef de arroz que vincula al Centro Regional INIA Quilamapu con empresas Tucapel S.A., Carozzi S, S.A. y Basf, S.A. Actividad realizada en el Campo Experimental de arroz en San Carlos, concluyó con recorrido por cinco estaciones técnicas del cultivo. 

Una gran jornada vivieron productores de la zona arrocera de Chile al asistir al Campo Experimental de Arroz que el INIA posee en la comuna de San Carlos al norte de la Región del Biobío. En el lugar, investigadores del INIA congregaron dos actividades de directa incidencia en los productores del rubro. Por un lado se realizó el lanzamiento de un nuevo proyecto de investigación y, por otro, un completo día de campo que entregó información de punta en el cultivo de este preciado cereal.

 

Nuevo proyecto une a INIA y empresas privadas

Fueron 180 los productores junto a directivos de INIA y de las empresas Tucapel, Carozzi y Basf participaron del inicio de la segunda parte del proyecto Fondef “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes a frío y resistentes a herbicidas”, dirigido por el Dr. Mario Paredes C., que por los próximos 3 años vincularán a investigadores del Programa de Arroz de INIA con las empresas mencionadas.

Los asistentes recibieron las palabras de bienvenida del subdirector nacional de Investigación y Desarrollo de INIA, Iván Matus, y del presidente del comité directivo del proyecto, Alfonso Dussaillant, quien además es el gerente técnico de la empresa Tucapel S.A.

Esta segunda etapa fue presentada por el encargado del Programa de Arroz de INIA y director del proyecto, Mario Paredes, quien indicó que este proyecto “está encaminado a dos aspectos específicos: aumentar la tolerancia al frío de las variedades, y obtener variedades resistentes a una familia de herbicidas (imidazolinonas) para un mejor control de las malezas en el cultivo del arroz.”

La charla fue seguida con sumo interés por el público arrocero que, además de agricultores, estuvo compuesto por profesionales y técnicos de INDAP, SAG, SAT y Prodesal, y empresas químicas e insumos para el arroz, provenientes de toda la zona arrocera del país.

Día de campo: nuevas metodologías en el cultivo

La jornada consideró un día de campo en arroz, instancia técnica de capacitación que consistió en un recorrido por los ensayos de investigación generados en el proyecto. La primera de cinco estaciones estuvo a cargo de la investigadora de INIA Quilamapu Viviana Becerra, quien mostró los avances del desarrollo de una variedad que será resistente al herbicida de la imidazolinonas (variedad clearfield). El recorrido contempló los ensayos de investigación y manejo agronómico que contienen las líneas experimentales Clearfield BC3 y BC4. Además, se apreció la reciente introducción de 530 accesiones de arroz del tipo japónico-templado, que tienen como objetivo contribuir a ampliar la base genética del Programa de Arroz, que servirá para el desarrollo de futuras variedades.

En la segunda estación técnica, el investigador de INIA Quilamapu Mario Paredes mostró lo que es la siembra directa o en seco realizada en taipas o camellones, usando en este caso la recientemente inscrita variedad Platino-INIA. Paredes explicó a los agricultores experiencias de esta metodología, y se discutieron aspectos relacionados con producción estimada y efecto sobre siembra uniforme y en menor tiempo. También se analizó el control de malezas realizado con tractor y barra fumigadora, lo que además de facilitar la labor, aumentó su efectividad.

Una tercera estación, tuvo al investigador de INIA Quilamapu Gabriel Donoso como expositor. Éste dio a conocer los avances en la validación en el campo de la tolerancia a frío del germoplasma evaluado en condiciones controladas, los ensayos de estrés hídrico, y la evaluación de los gases de efecto invernadero que se están realizando en arroz. En este último punto, la información generada permitirá contar con datos reales de las emisiones de metano y óxido nitroso asociados al cultivo del arroz, bajo diferentes condiciones de manejo agronómico. La importancia de estos estudios radica en que el arroz es uno de los cultivos que genera más gases de efecto invernadero, al requerir grandes volúmenes de agua para su fase de crecimiento.

En tanto, el ayudante de investigación de INIA Quilamapu, Fernando Saavedra, se refirió a los efectos de la época de siembra sobre los rendimientos en arroz. Asimismo, mostró una serie de parcelas demostrativas iniciadas esta temporada, donde se evalúa la siembra pre-germinada y la siembra directa (o siembra en seco), con y sin la incorporación de rastrojo, todos ellos, temas de actualidad e interés para el sector arrocero.

Finalmente, en la quinta estación estuvo el encargado de la zona centro sur de la unidad de transferencia de productos tecnológicos, Álvaro Vega, quien destacó las características de las variedades comerciales, generadas por INIA.

 

 

El testimonio de los asistentes

El subdirector de Investigación y Desarrollo de INIA, resaltó la importancia del cultivo del arroz en la agricultura nacional. Indicó que este cultivo está asociado a la pequeña agricultura, razón por la cual “la asociatividad con INDAP es fundamental. Esto ha permitido la obtención de resultados relevantes como es el uso de la semilla certificada, de mayor importancia que en cualquier otro cultivo de grano”. Añadió que “los agricultores poco a poco han ido entendiendo las ventajas en el uso de esta semilla que en el fondo involucra mejor rendimiento, mejor calidad y mejor retorno económico”.

Por otro lado, Patricio Toledo, dirigente agrícola  y productor de arroz del Servicio de Asesoría Técnica -SAT INDAP de San Carlos, destacó que “los días de campo le han permitido a los pequeños productores conocer nuevas variedades y nuevas formas de siembra. Antiguamente creíamos que la única forma de sembrar era pre-germinado; y aprendimos que no. Nos dimos cuenta que podemos sembrar arroz en seco y en taipas; algo impensado hace un tiempo, pero que con la asesoría técnica de INDAP y el respaldo de INIA, se puede incursionar con nuevas técnicas y variedades mucho más rentables”.