Directivos de Tucapel, Carozzi y Basf conocieron avances de proyecto Fondef de arroz en Chillán

Proyecto que une a empresa privada y al Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, busca desarrollar nuevas variedades de arroz, tolerantes a frío y a herbicidas. Iniciativa, liderada por el Programa de Arroz y Biotecnología del Centro Regional INIA Quilamapu, se encuentra al inicio de su segunda fase que se extenderá hasta 2018.

Con la finalidad de revisar en terreno los avances de los trabajos contemplados en el proyecto Fondef “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes a frío y resistentes a herbicidas”, integrantes de los comités Directivo y Técnico Ampliado del Proyecto de Arroz realizaron una gira técnica a los ensayos del proyecto en el Campo Experimental San Carlos de INIA, en el campo Experimental del DIGUA en Parral y los ensayos establecidos en Linares.

En la visita participaron, en representación de Tucapel S.A., el presidente del comité directivo del proyecto y gerente agrícola de la industria arrocera, Alfonso Dussaillant, y el jefe de la planta San Carlos, Felipe Valderrama; por parte de Carozzi S.A., Hugo Muñoz; mientras que por Basf Chile, participaron el gerente de marketing zona sur, Claudio Betanzo, y Ángela Aedo, David Quezada y Nicolás Silva.

Junto a ellos estuvieron los funcionarios del SAG, Cristian Gajardo y Francisco Burgos, y los investigadores de INIA Mario Paredes, Viviana Becerra y Gabriel Donoso, quienes dieron a conocer los requerimientos para inscribir próximamente la variedad de arroz Clearfield y el trabajo de mejoramiento genético de arroz en INIA, respectivamente.

 

 

Presentación del trabajo realizado

Durante el encuentro, el coordinador del programa arroz de INIA, y director del proyecto Fondef, Mario Paredes, presentó los principales trabajos que se están desarrollando en el área de mejoramiento genético, los trabajos financiados por la primera etapa del proyecto, además de otros ensayos iniciados esta temporada, relacionados con diversos sistemas de siembra y manejo del rastrojo.

En tanto, la investigadora de INIA Quilamapu, Viviana Becerra, mostró los avances alcanzados en el desarrollo de las líneas experimentales BC3 y BC4 Clearfield en las tres localidades visitadas, el proceso de multiplicación de estas líneas experimentales, y la reciente introducción de 530 accesiones de arroz del tipo japonico-templado.

 

 

Por otro lado, el también investigador de INIA Quilamapu, Gabriel Donoso, se refirió a los avances en la validación en el campo de la tolerancia a frío del germoplasma, evaluado en condiciones controladas, y los ensayos de evaluación de los gases de efecto invernadero que se realizan en Parral. Cabe señalar que estos antecedentes permitirán contar con datos reales de las emanaciones de metano y óxido nitroso que genera el cultivo del arroz, bajo diferentes condiciones de manejo agronómico.

Asimismo, dada la importancia del control de malezas en el arroz, el investigador de malherbología, Lorenzo León, presentó los trabajos que se realizan en esta materia, utilizando germoplasma Clearfield y convencional.

Finalmente, en el encuentro se destacó también el cambio de método de siembra de todos los ensayos del programa de arroz de INIA que este año empezó a utilizar el sistema de siembra directa. Esta metodología significará una mayor eficiencia en el uso de los recursos y favorecerá los procesos de selección y evaluación de las líneas experimentales y de las futuras variedades comerciales.

Cabe señalar que durante la actual temporada también se empezó a utilizar la siembra directa en las primeras etapas de certificación de semilla que realiza el programa de mejoramiento genético, para la Unidad de Insumos Tecnológicos de INIA, y que cuenta con la supervisión de funcionarios del SAG. Ello ha significado un ahorro significativo de tiempo y ha facilitado el control químico de las malezas.