Productores conocieron avances en desarrollo de la producción de Arroz en San Carlos

Ensayos de fecha de siembra para enfrentar las bajas temperaturas en época de floración, además de nociones sobre la fertilización del cultivo; maquinaria agrícola especializada y los avances en el desarrollo de una  variedad Clearfield, son algunas de las propuestas que conocieron productores arroceros de la séptima y octava regiones en el día de campo  “Nuevos antecedentes para la producción de Arroz”, que se realizó en el Campo Experimental de Arroz de San Carlos. Allí se realizaron cinco estaciones técnicas a cargo de los investigadores Viviana Becerra, Juan Hirzel, Jorge Riquelme, Alvaro Vega y Gabriel Donoso, de INIA.

Durante la jornada se pudo entregar a los productores los más recientes antecedentes y tecnologias desarrollados por INIA destinados a mejorar la calidad e incrementar los rendimientos del arroz. A la vez, la jornada fue el marco para dar por finalizada la primera etapa del proyecto Fondef “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes al frío y resistentes a herbicidas”, y que se desarrolló conjuntamente durante los últimos tres años INIA junto a las empresas asociadas Carozzi, Tucapel y Basf Chile. Mario Paredes, ingeniero agrónomo y coordinador del programa de arroz de INIA, destacó que el arroz en Chile, y principalmente San Carlos, es el punto más austral de cultivo del arroz, lo que implica que el frío afecta en mayor proporción a la planta, proveniente de un clima subtropical. “Al momento de la siembra, las temperaturas de nuestro país son similares a sus temperaturas de origen, pero a medida que avanza la temporada, el frío atrasa el desarrollo de la planta, lo que afecta la producción final del productor. Si nos atrasamos en su plantación, la floración se va a producir con bajas temperaturas lo que va a producir problemas como la esterilización y vanazón que en casos graves puede producir pérdidas del 40 y 50 % de los rendimientos”. De ahí la importancia de investigar, recalcó para lograr variedades que sean capaces de enfrentar de mejor manera las bajas temperaturas que enfrenta el cultivo en el país.