Un centenar de productores conoció última tecnología en producción de arroz

Ensayos de fecha de siembra para enfrentar las bajas temperaturas en época de floración, además de nociones sobre la fertilización del cultivo, maquinaria agrícola especializada y los avances en el desarrollo de una  variedad Clearfield, son algunas de las propuestas que conocieron productores arroceros de las regiones del Maule y Biobío en el día de campo “Nuevos antecedentes para la producción de Arroz”, realizado en el Campo Experimental de Arroz de INIA, en San Carlos. En total, cinco estaciones técnicas, que estuvieron a cargo de los investigadores de INIA Viviana Becerra, Gabriel Donoso, Juan Hirzel, Jorge Riquelme y Álvaro Vega.

Esta actividad se realizó luego de una especial ceremonia en que se dio por finalizado la primera parte del proyecto “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes a frío y resistentes a herbicidas” que contó con financiamiento Fondef y donde participaron las empresas Tucapel, Carozzi y Basf.

La jornada, a la que concurrió un centenar de productores, contó también con la presencia de los investigadores en arroz Halil Sürek, de Turquía; Sang-Bok Lee, de Corea y el agregado científico de la Embajada de China en Chile, Jia Shangan, quienes se interesaron especialmente en el desarrollo de variedades tolerantes al frío. Tanto el mejorador de Turquía como el de Corea, resaltaron la importancia de conocer los trabajos que se realizan en Chile, todas vez que al tener climas similares en sus respectivos países, resulta muy atractivo compenetrarse del desarrollo de las variedades de clima frío en nuestro país, al ser éste, el más austral del mundo donde se cultiva arroz.

Los investigadores de Biotecnología, programa de arroz, fertilidad de suelos, y maquinaria de INIA, destacaron la importancia de que los productores estén permanentemente capacitándose en instancias como las que ofrecen estos días de campo, toda vez que la adopción de recomendaciones y conocimientos entregados pueden hacer la diferencia entre una buena y una mala cosecha. En ese sentido, se enfatizó sobre la necesidad de sembrar en la época adecuada. “En condiciones climáticas normales, un atraso de la siembra puede significar una reducción de 20% en el rendimiento, mientras que en condiciones de un año frío, puede significar una pérdida de más del 50%, con el consiguiente perjuicio económico para el productor”, explicó el investigador Gabriel Donoso.

 En tanto, la investigadora Viviana Becerra resaltó el desarrollo genético de variedades Clearfield tolerantes a frío, mientras que el investigador Javier Chilian valoró la adopción de buenas práctica agrícolas, que ofrecen a los agricultores una nueva alternativa, y complementaria, al actual sistema de control de malezas, considerando que éste es uno de los principales problemas que afecta a este cultivo en el país, pudiendo generar pérdidas de entre un 40 y 50% en los rendimientos.

En el transcurso del día de campo también se mostró el trabajo que INIA efectúa en evaluación de gases de efecto invernadero, trabajos que por primera vez se realizan en arroz en Chile. Al respecto, el investigador Gabriel Donoso indicó que el cultivo del arroz es el principal cultivo en la emisión de gases de efecto invernadero. En este punto, recalcó que Chile, internacionalmente, tiene un compromiso de medir las fuentes contaminantes en la agricultura y otros sectores económicos del país y evaluar estrategias de mitigación con el objetivo de reducir su impacto en la economía nacional y mundial.

El programa de arroz de INIA también realiza estudios para hacer un mejor uso del agua en el cultivo del arroz, específicamente en lo que se refiere a la obtención de  variedades más precoces, y mejorar los sistemas de manejo de agua en cuanto a conducción y frecuencia de riego, con el objetivo de utilizar una menor cantidad de agua en el cultivo.