Programa de investigación en arroz de INIA incorporó primera cosechadora mecánica

Chillán, 2 de septiembre. La primera cosechadora automotriz de grano, incorporó el programa de arroz de INIA Quilamapu. Esta maquinaria, única en su tipo, cuenta con orugas como medio de desplazamiento, lo que mejora la tracción y es menos invasiva para las superficies del cultivo. 

Con un peso de 3.180 kg y un ancho de corte efectivo de 2,58 metros, esta cosechadora constituye un paso importante hacia el proceso de automatización, explicó el Coordinador del programa de arroz de INIA, Dr. Mario Paredes. El investigador agregó que la incorporación de este equipo es un modelo a seguir por pequeños productores que cuenten con superficies que oscilen en torno a las 5 hectáreas. Indicó que este tipo de cosechadora es una forma de hacer frente a la escasez de mano de obra que afecta la temporada de cosecha del arroz.

Desde el punto de vista de la investigación, Paredes resaltó la importancia de la maquinaria toda vez que cosecha ensayos de investigación, específicamente semillas básicas y prebásicas que se caracterizan por ser pequeñas cantidades destinadas a ser entregadas a productores multiplicadores de semillas.

 La adquisición de esta cosechadora se realizó con fondos del proyecto  “Nuevas estrategias en la generación de variedades de arroz tolerantes a frío y resistentes a herbicidas. Fase I” financiado por FONDEF, INIA y las empresas Tucapel, Carozzi y Basf.

La recepción y puesta en marcha de la cosechadora estuvo a cargo del investigador INIA, especialista en maquinaria agrícola, Dr. Jorge Riquelme y del personal del Programa de Arroz.